¿Tiene que tener un directivo una marca personal?

¿Debe un directivo tener una marca personal?   marca personal

Tenemos marcas personales, pero tenemos que compatibilizarlas con el equipo de trabajo.

Al fin y al cabo las marcas personales también juegan un importante papel en las organizaciones.

Una marca personal puede estar alineada con objetivos comunes, siempre y cuando esos objetivos sean compartidos por todos sus miembros y además mantener con nuestra marca coherencia hacia nuestros principios, valores y metas.

El trabajo en equipo y la función del liderazgo no son en absoluto incompatibles con las marcas personales. Lo que debes hacer es tener bien claro en qué equipo juegas, si juegas en el puesto adecuado.

Si es así, la marca de un equipo es la suma de las marcas personales de sus miembros. Ese es el equipo ideal; con ambiciones comunes, objetivos compartidos y comunión en valores y actitudes.

Una marca personal necesita tiempo y persistencia para desarrollarse. Se basa en las percepciones que los demás tienen de cada uno. No puede existir aislada, necesita de los demás. La buena noticia es que, a partir de ahora, somos responsables de nosotros mismos. Ahora podemos, debemos descubrir nuestra marca personal y conseguir ser valorados. Si podemos sacar lo mejor de nosotros y comunicarlo, no sólo será bueno para nosotros sino para todos y todas los que nos rodean.

La marca personal se encuentra entre los activos más importantes de una persona, es algo fundamental.

Representa una serie de promesas, confianza, consistencia y sobre todo, un conjunto de expectativas. La marca personal ocupa un lugar en la mente de otras personas, se posiciona.

La marca personal es útil y práctica y, sobre todo, aumenta el valor de las personas. La marca personal es algo más que un activo personal, tiene una clara incidencia en la sociedad y se convierte en una forma de transformar nuestra sociedad.

Por eso, siempre debemos tener en cuenta la importancia que puede tener para un directivo esas dos palabras tan importantes y tan usadas en el día a día: marca personal.

Tom Peters

 Tom Peters        Tom peters                      

Thomas J. Peters nació el 7 de noviembre de 1942 en Baltimore, Maryland. Obtuvo la licenciatura y el doctorado en ingeniería civil y un título de posgrado en administración de empresas en la Universidad de Stanford. En 2004 recibió un doctorado honoris causa de la Universidad Nacional de Management de Moscú.

Ha servido en la marina de los Estados Unidos entre 1966 y 1970. También trabajó en la Casa Blanca entre 1973 y 1974 durante la administración de Nixon.

Después de cumplir las funciones de ejecutivo en la firma consultora McKinsey & Company durante el período 1974-1981, estableció su propia consultora, Palo Alto Consulting Center.

Saltó a la fama tras la publicación de “En Busca de la Excelencia” en 1982, un libro en el que incitaba a los dirigentes a enfocar los negocios de un modo radicalmente distinto.

En el presente, escribe una columna periodística y es un comentarista habitual del programa “McNeil/Lehrer News Hour” que se emite por la cadena PBS.

Los Principios Básicos

Tom Peters es un gran cronista de la excelencia en las empresas. Su primera publicación, In Search of Excellence (En busca de la excelencia) fue un gran best seller. Peters adopta un punto de vista empírico acerca de la gestión de calidad. Se interesa por lo que ha dado resultados en determinados casos, y explica los motivos del éxito. Esto hace su lectura amena e interesante. Algunos han criticado su punto de vista por ser de naturaleza esencialmente anecdótica, y carente de una estructura firme. Peters ha intentado formular una respuesta a dichos cargos en su tercer libro, Thriving on Chaos: Handbook for Management Revolution. En este trabajo ofrece 45 preceptos específicos para la transformación de una organización.

Desde el momento de su consolidación como genio empresarial, Peters se convirtió en un consultor y escritor siempre a la vanguardia de la gerencia, defendiendo una actitud de permanente predisposición al cambio. Provocador, heterodoxo, coloquial y directo, sus obras     rompen esquemas y son fuente de innumerables “pensamientos empresariales”  de gran calado.

Libros publicados     libros publicados  

1982 – In Search of Excellence (co-escrito con Robert H. Waterman, Jr.)

1985 – A Passion for Excellence (co-escrito con Nancy Austin)

1987 – Thriving on Chaos

1992 – Liberation Management

1993 – The Tom Peters Seminar: Crazy Times Call for Crazy Organizations

1994- The Pursuit of WOW!

1997 – The Circle of Innovation: You Can”t Shrink Your Way to Greatness

1999 – The Brand You50, The Project50 and The Professional Service Firm50

2003 – Re-imagine! Business Excellence in a Disruptive Age

The Brand you 50     The brand you 50

Tom Peters, en su libro “The Brand you 50”, le explica todo lo que necesita saber para triunfar y saber como venderse, así como realizar una labor que despierte interés: el diseño de su tarjeta de visita, la creación de la página web, la elaboración de su fichero de contactos, el desarrollo de una imagen de marca,… O sea, como convertirse en una marca única, fabulosa, muy productiva y bien remunerada.

El libro habrá de como convertirnos en una marca especial, que comunique distinción, compromiso y pasión.

Algunos de los puntos que se consideran más importantes a la hora de conseguir esa marca especial, podrían ser:

–             Salir de la madriguera o zona de confort (realizando cursos , ofreciéndonos para hacer tareas a las que no estamos acostumbrados o no nos gustan, …).

–             Cambiar nuestra forma de pensar: Para convertirse en una marca dentro de una empresa, debemos cambiar nuestro chip, rompiendo ataduras y revelandonos contra ciertos habitos que tenemos establecidos.

–             Cambiar nuestra forma de hablar: Una persona debe ser sobre todo apasionada, despierta, emprendedora, con intención directa de asombrar al mundo con los proyectos que realiza, que considera sus proyectos y a sí mismos como importantes…

En este libro se valora mucho la importancia y la mejora de la capacidad de “ser decidido”. No hay que tener miedo ni vergüenza, simplemente hacer las cosas.

Se centra mucho en las relaciones personales, teniendo en cuenta que todo esto se puede aplicar tanto a la vida profesional como a la vida personal.